El tema de la ortografía en las redes sociales es realmente algo polémico para algunos, mientras que para otros no les importa en lo más mínimo.

Los lingüistas aseguran que no existe “lenguaje incorrecto” siempre y cuando se use el contexto correcto, es decir, que se respete su registro y su uso en la región donde se esté utilizando, pero hoy hablemos sobre la relación que tienen las redes sociales en la deformación del lenguaje.

En un principio con el fin de ahorrarse caracteres a fin de no exceder el máximo de caracteres y evitar el cobro de dos mensajes de texto se crearon las primeras abreviaturas, tales como: K (¿qué?), PQ (¿ por qué?) y ¿? (qué pasa).

Actualmente, el lugar donde se observan estas variaciones lingüísticas con mayor frecuencia es en las redes sociales como lo es FAcebook y Twitter, espacios sin cesura, sin patrones de escritura y por lo tanto sin exigencia alguna en cuestión de ortografía. No obstante, la libertad de la escritura promueve la falta de interés por la buena ortografía y comúnmente nos encontramos con usuarios que “ezcriven azzii” en el “Feis”, pero lo grave no es la forma de escritura, sino que los niños que están en etapa de adquisición del lenguaje se encuentran expuestos a estos hábitos de escritura poco ortodoxos y estos malos hábitos de escritura se siguen cultivando. Por ejemplo se puede observar una evidente deficiencia en la ortografía de los que ahora rondan por la edad de 12 o 13 años. Por otro lado para quien está en una edad por encima de los 25 años, esto puede llegar a ser hasta cierto punto aceptable, pues se entiende que estas generaciones ya cuentan con las bases necesarias a nivel cognitivo de una escritura adecuada.

La tecnología es una excelente herramienta que ha llegado a nuestras vidas, pero debemos educar a nuestros niños sobre el correcto uso de esta, y sobre todo ocuparnos de la educación de las futuras generaciones para mantener la buena costumbre de una escritura correcta.